El despido disciplinario es la sanción más grave reconocida en el Ordenamiento Jurídico Laboral que permite a un empresario finalizar, de forma unilateral, la relación laboral con el trabajador.

En síntesis, el despido disciplinario es el instrumento que permite a la empresa extinguir el contrato de trabajo sin proporcionar cuantía económica alguna al trabajador en concepto de indemnización. Además, este tipo de despidos no exige ningún preaviso por parte del empresario.

Sin embargo, la aplicación de este despido sólo se debe efectuar cuando realmente el trabajador haya incurrido en infracciones laborales susceptibles de ser sancionadas con un despido disciplinario. En caso contrario, el despido podría ser declarado improcedente o nulo.

tipos de despido - disciplinario

tipos de despido – disciplinario

Despido disciplinario, ¿cuáles son las causas?

Las infracciones laborales que motivan un despido disciplinario están determinadas en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, y éstas son:

  • Faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.
  • Indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • Ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a las familiares que convivan con ellos.
  • Transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  • Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.
  • Embriaguez habitual o toxicomanía, si repercuten negativamente en el trabajo.
  • Acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

Además, el Convenio Colectivo que resulte de aplicación puede exigir y detallar otras infracciones.

¿Cuáles son los requisitos para aplicar un despido disciplinario?

La empresa, para efectuar un despido disciplinario, debe notificar por escrito al trabajador una carta de despido. El comúnmente conocido como “despido verbal” no tiene validez alguna y sería declarado improcedente o nulo en caso de impugnación del mismo por parte del trabajador.

Si el trabajador fuera representante de los trabajadores o estuviese afiliado a un sindicato (y la empresa tuviera constancia de ello) se deben contemplar otros procedimientos como son la incoación de un expediente contradictorio, o la acción de dar audiencia previa a la a los delegados sindicales de la sección sindical a la cual pertenece el trabajador despedido, respectivamente.

Sin embargo, cualquier defecto de forma o incumplimiento de otras exigencias formales extendidas por el Convenio Colectivo, implicará la improcedencia del despido en caso de impugnación por parte del trabajador.

No obstante, si el empresario advirtiera que ha cometido un error en los trámites formales del despido disciplinario, éste dispone de 20 días a partir del primer despido para tramitar otro nuevo que reúna las condiciones legales.

causas del despido disciplinario

causas del despido disciplinario

Carta de despido disciplinario

La carta de despido debe recoger clara y detalladamente los hechos que se le imputan al trabajador y que presuntamente constituyen una infracción laboral. Además, debe figurar la fecha de efecto del despido que indica el inicio del plazo legal que habilita al trabajador emprender acciones legales.

La redacción y elaboración de la carta de despido por parte de la empresa es de suma importancia ya que los hechos no detallados en la citada carta no podrán ser alegados por la empresa en el futuro procedimiento judicial. Además, los hechos que se alegan en la carta de despido deberán ser demostrados por la empresa en el correspondiente juicio.

Es altamente recomendable que un abogado laboralista especialistas en extinciones de contrato analice la carta y el contexto de su despido para determinar la viabilidad de la impugnación de su despido disciplinario.

¿Qué hacer ante un despido disciplinario?

En el caso de ser despedido mediante un despido disciplinario, las acciones que se pueden tomar por parte del trabajador son:

  • Aceptar el despido y sus causas: En este sentido el trabajador no tiene posibilidad de reclamar una cantidad en concepto de indemnización por despido.
  • Impugnar el despido ante el Juzgado de lo Social: Si usted no está de acuerdo con la decisión del empresario o considera que pueden existir defectos de forma, puede impugnar el despido para que un tribunal pueda calificar judicialmente el despido como procedente, improcedente o nulo.

En el caso de que la empresa no pudiera acreditar con la suficiente claridad y concreción los hechos argumentados en la carta de despido, el Juez podría declarar la improcedencia del despido.

En el caso de que el motivo por el que el trabajador despedido no se atuviese a los hechos redactados en la carta de despido y regulados por la Ley, sino que se pudiera demostrar que el objeto del despido tuviera por móvil alguna de las causas recogidas en la Constitución o en la Ley, el despido podría ser declarado como despido nulo.

¿Cómo recurrir un despido disciplinario?

La ley permite al trabajador recurrir un despido acudiendo a la vía social para su impugnación mediante una papeleta de conciliación y una posterior demanda. Aunque la Ley no exige la asistencia letrada en el proceso laboral, es altamente recomendable que un abogado laboralista analice la carta de su despido. Así podrá realizar una previa evaluación sobre la posible improcedencia o nulidad del despido. En caso afirmativo, podrá elaborar la papeleta de conciliación y, en su caso, la posterior demanda judicial. Revise las etapas del proceso laboral:

Indemnización por despido disciplinario

El despido disciplinario implica que el trabajador no percibe cuantía económica en concepto de indemnización. Sin embargo, si usted no está conforme con el motivo de su despido, puede impugarlo y un Juez valorará la procedencia, improcedencia o nulidad del mismo.

Nuestros abogados laboralistas especializados en despidos laborales le asesorarán con el máximo rigor sobre la situación de su despido. Somos honrados y objetivos a la hora de valorar si su despido es impugnable o no. En caso afirmativo, cuantificamos la indemnización por despido que le debería corresponder. Por supuesto, este análisis no tiene coste ni compromiso alguno para usted.

Dispone de 20 días desde la fecha estipulada en su carta de despido para que nuestros abogados laboralistas puedan defender sus intereses. Solicite cita previa gratuita en 911432971 o rellene los datos del siguiente formulario.

Consulte a un abogado

Rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con usted en la mayor brevedad posible.

Nombre

Teléfono

Correo electrónico

Consulta

Acepto la política de privacidad